Tu espacio, Tu zona, nuestro lugar de encuentro...

13.6.11

Disciplina y Autodisciplina

Cheer Athletics, WorldCup, Cheer Extreme, Spirit of Texas, ACE, Top Gun, GymTyme entre otros muchos, son los equipos más importantes del momento en Estados Unidos, son ampliamente reconocidos por nosotros y diariamente son nuestro referente del nivel al que debemos llegar y que tipo de ejecuciones y que nivel de dificultad debemos lograr en nuestras rutinas e individualmente como deportistas. ¿Qué tipo de milagros existen detrás de tanto éxito, de tantos títulos nacionales? ¿A qué se debe tanto tiempo como ganadores? ¿A qué se debe la mayoría de sus logros? … Pues bien, estos gimnasios no en vano se han mantenido en la cima del cheerleading mundial por muchos años, sus procesos de entrenamiento son basados en la disciplina y la autodisciplina, sin las cuales ciertamente nada en el mundo hubiese sido logrado. En nuestra actividad deportiva, hoy en día es tan complicado llegar a un buen nivel que a veces nos parece imposible, ya que cada vez se maneja mayor dificultad y se mejora la técnica, por lo mismo, si no seguimos un entrenamiento inteligente basado en la disciplina nos será complicado llegar a cumplir nuestras metas.

“Donde hay buena disciplina, hay orden y rara vez falta la buena fortuna.” Maquiavelo

 El éxito de los procesos de formación: la planeación y la ejecución de metas, dependen inmediatamente de la disciplina con que estas se lleven a cabo. En primera instancia, definir, implementar, desarrollar y mantener la DISCIPLINA es un trabajo del entrenador, ya que es este quien como cabeza de equipo, debe imponer las directrices por las cuales el trabajo grupal se deberá realizar. Es por esta razón que vemos varios tipos de normas al interior de los equipos, diferentes tipos de instaurar disciplina, diferentes formas de poner a todos los miembros del equipo en el mismo camino, el camino hacía el éxito; ejemplos de esas normas disciplinarias son: creación de un reglamento del equipo, establecimiento de horarios obligatorios y opcionales, pago de mensualidades, reconocimientos al cumplimiento y sanciones al incumplimiento. Un entrenador indisciplinado con su equipo no recibirá más que indisciplina como resultado de sus acciones, es chistoso ver entrenadores que exigen cumplimiento y puntualidad con entrenamientos cuando ellos mismos han llegado tarde o no han llegado o aún peor no han avisado que no podían llegar; algunos más descarados exigen, resultados inmediatos cuando nunca han planeado, ni informado, ni promovido esos resultados. Y los que rebosan la copa, quienes exigen no rumbear, no fumar, no tomar, no trasnochar, no involucrar su vida personal en el equipo, y han hecho todo lo contrario, puesto que han llegado a un entrenamiento trasnochados, tomados y enguayabados luego de compartir un muy buena fiesta con todos sus alumnos, si bien el cheerleading en nuestro país está asociado a una vida social intensa, hay ciertos límites que jamás se deben pasar. En la otra cara de la moneda estaría el entrenador dedicado a su equipo, quien recibirá con creces los resultados de su trabajo, al cual sus alumnos respetarán y admirarán sin importar que tantas de sus metas se hayan cumplido y que tantas hayan fallado. La disciplina desciende del líder.

“Todo ser humano presenta una resistencia innata a la obediencia. la disciplina anula esa resistencia y, mediante la constante repetición, hace de la obediencia algo habitual e inconsciente” George Smith Patton

Entonces bien, tener disciplina y ser un deportista disciplinado hace referencia a respetar y seguir las normas del equipo, a cumplir con los horarios, a realizar cada uno de los ejercicios, a obedecer órdenes, a participar de las metas comunes; todas estas acciones en conjunto no hacen más que dirigirnos con los ojos cerrados hacía el cumplimiento de las metas, porque no hay mejor proceder que el basado en el cumplimiento y la dedicación

Otra acción importante del entrenador disciplinado, aparte de instaurar la disciplina en su equipo, es promover e incentivar la AUTODISCIPLINA, que se define como la disciplina establecida por mí mismo a la cual me someto sin ningún control exterior. Este proceso de autodisciplina no es más que la disciplina del equipo llevada a un nivel personal, con el fin de poder cumplir con las metas grupales a través del cumplimiento de las metas personales.
La autodisciplina nace de la convicción personal de ser mejor, de mejorar cada día más, de aprovechar al máximo los recursos que tengo a mi disposición, también de la necesidad de aportarle al equipo, y más importante aún de la necesidad de sentirme bien conmigo mismo debido a que estoy dando lo mejor de mí. No todos los deportistas tienen este espíritu individual y autónomo que los lleva a querer mejorar por si solos sin supervisión de su entrenador y algunas veces es casi que cuestión de personalidad, aquellos con un carácter fuerte y una personalidad seria y definida, son quienes logran comprometerse con ellos mismos a superarse cada día. Pero no hay que dudar que la acción del entrenador de dar ejemplo y motivar a los deportistas sea la más importante.
Es fácil identificar un deportista autodisciplinado, creo yo, pues son aquellos que se atreven a preparar una rutina individual, a competir en partner, a desarrollar los bailes de su equipo, a hacer las pistas de sus grupos, a capacitarse en otros espacios y con otras personas que los instruyan, son aquellos que continuamente están buscando personas y actividades que les puedan aportar a su formación deportiva.

La única disciplina que dura es la autodisciplina" Bum Phillips 

Así claramente, los beneficios de ser autodisciplinado son alcanzar metas muchos más rápido que los demás y que estos logros sean mérito propio dejando por lo tanto mucha satisfacción; pero debemos tener en cuenta el otro extremo, exceso de autodisciplina, lo cual podría derivar en el establecimiento de un régimen inflexible demasiado severo con uno mismo y que a la larga no crearía más que frustración porque nunca se lograría ser suficientemente bueno como uno quisiera, generando un deportista lleno de recriminaciones y culpas. Y es en estos casos donde de nuevo el entrenador entra en acción y debe evidenciar, controlar y evitar que estos extremos sucedan, sabiendo que posiblemente estos ocurren luego de una alta exigencia por parte del entrenador.

“El trabajo no es lo realmente difícil, lo que es difícil es la disciplina” Anónimo

Dejando claro esto, invito a que evaluemos nuestro desempeño como entrenadores, prestando atención a que tan disciplinados somos y que tanto podemos llegar a ser y los beneficios extras que nos traería serlo. Y como deportistas a que definamos que queremos y que acciones estamos dispuestos a tomar para lograrlo. Les deseo éxito en la labor más ardua que emprenderán alguna vez en sus vidas, autodisciplinarse!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada